26 jun. 2014

Lutero y el arte de traducir

"De la ingente obra del escritor alemán más prolífico del siglo XVI, amén de varios comentarios en sus Tischreden, dos textos básicos exponen el pensamiento de Martín Lutero respecto a la traducción: Ein Sendbrief vom Dolmetschen (1530) y Summarien über die Psalmen und Ursachen des Dolmetschens (1531). [..] En el universo intelectual de este "humanista" no se puede disociar la traducción de la teología. Todo ocurre para la divulgación de la Palabra de Dios."
[...]
"La gran diferencia respecto a sus antecesores y lo revolucionario del pensamiento del Reformador es la perspectiva de tipo comunicativo y sus implicaciones lingüísticas. Lutero aboga por una traducción retórica (proprietas, perspicuitas, consuetudo,...), no con fines estéticos sino comunicativos -la comprensibilidad del texto y el lector-, salvaguardando siempre el mensaje divino. Las directrices básicas de su teoría de la traducción, o sea, los criterios bajo los cuales funda sus elecciones puntuales son la hemenéutica teológica y la enunciación mejor posible del contenido en la lengua del receptor. En la práctica se observa el predominio de una traducción que privilegia el texto en la lengua de llegada, pero que también admite extranjerismos si la formulación del original expresa mejor el contenido del mensaje. Aunque su práctica traductora y sus comentarios sobre la traducción hagan hincapié sobre la traducción ad sensum - en ninguna parte utiliza Lutero el adagio estereotipado nicht von Wort zu Wort, sondern von Sinn zu Sinn, "no palabra por palabra, sino sentido por sentido", sino que se sirve de expresiones como am Buchstaben haften, "estar pegado a la letra", die Buchstaben fahrenlassen, "abandonar las letras", Lutero no afirma que esta sea mejor que la ad verbum, simplemente declara haberse servido de las dos."

[sobre la traducción de la Biblia al alemán]

"Lutero se diferenció de sus antecesores por trabajar sobre los originales hebreo y griego (lo que es una característica humanista)."
[...]
"Por un lado, se entiende su deseo de traducir la Biblia como un deseo de divulgar el mensaje bíblico a todos los hombre -un elemento central de su teología es el del sacerdocio universal, que conlleva que a cada hombre posee en sí el poder de interpretar la palabra de Dios una vez que tenga acceso a ella, y de hacer a los cristianos copartícipes de una revelación salvadora que él mismo tuviera en los primeros años en el convento de Wittenberg, concerniente a la interpretación del paso de Rm. 1, 17: 'Denn darin wird offenbart die Gerechtigkeit, die vor Gott gilt, welche kommt aus Glauben in Glauben; wie geschrieben steht: 'Der Gerechte wird aus Glauben leben.' "
[...]
"La Biblia de Lutero tuvo gran éxito editorial. El Nuevo Testamento fue publicado en 1522, y hasta 1533 salieron 85 ediciones. Se calcula que en 1535 uno de cada 70 alemanes poseía un Nuevo Testamento. La Biblia completa fue publicada en 1534, y hasta la muerte de su traductor, aparecieron más de 430 ediciones de la Biblia o parte de ella."
[...]
"La riqueza que Lutero produjo en la lengua alemana se debe por un lado a la fusión entre el Hochdeutsch (alto alemán) y el Niederdeutsch (bajo alemán), por otro, entre el alemán hablado y el escrito. Se reconoce comúnmente en la escritura luterana una fuerte presencia de expresiones propias de la lengua hablada: "Lutero quería escribir en alemán moderno, por eso incluyó en su modelación sobre todo el lenguaje diario y las jergas comunes" (Arndt 1962: 214). [...] Desde que Lutero empezó a escribir en lengua vernacular hacia 1520, le gustó utilizar la lengua hablada, las expresiones fuertes del habla popular, aliteraciones fijas, refranes y proverbios."
[...]
El Reformador fue en su tiempo el escritor más importante e influyente de lengua alemana, a la que en cierta medida determino y conformó. Su traducción de la Biblia es considerada como la obra fundadora del alemán literario y nacional, un hecho histórico que sólo tuvo similar en Italia con la Divina Comedia.
[...]
"Lutero, en una de sus Tischreden (1532) define así la traducción: 'La verdadera traducción es la adaptación de loq ue fue dicho en una lengua extranjera a la propia lengua.' [...] De una forma muy concisa, Lutero presenta su concepción sobre este arte, abogando [por] la producción de una traducción retórica y de estilo popular, que privilegia la lengua de llegada pero sin desvirtuar el mensaje del contenido original. El Reformador concedía gran importancia al medio cultural de los destinatarios, lo que le hacía traducir adaptando el texto a la mentalidad y al espíritu de los hombres de su tiempo, a veces subrayando más el sentido, a veces más la letra."

Extractos de la TD de Maurí Furlan, La retórica de la traducción en el Renacimiento: elementos para la constitución de una teoría de la traducción renacentista. Barcelona, 2002, pp. 237-269.

No hay comentarios:

Publicar un comentario