22 jun. 2013

Obras de Martín Lutero, 1518

ABREVIATURAS BIBLIOGRÁFICAS

LW.........Luther's Works. American Ed. Minneapolis: Augsburg Fortress, St. Louis: Concordia, 1955- .
OC.........Oeuvres Choisies. Genève: Labor et Fides, 1957- .
OML......Obras de Martín Lutero. Buenos Aires: Paidós, 1967- .
OSel......Obras Selecionadas. Saô Leopoldo: Sinodal, Porto Alegre: Concórdia, 1987- .
WA........D. Martin Luthers Werke: kritische Gesamtausgabe. Weimar: Hermann Böhlau, 1883- .


  • Disputatio Heidelbergae habita, WA 1, (350) 353-374. La Disputación de Heidelberg, OML 1, (27) 29-46 (Rodríguez, 1967). Heidelberg Disputation, LW 31, (37) 39-70 (Grimm, 1957, 1971). Controverse tenue à Heidelberg, OC 1, (123) 124-140 (Bosc, 1957, 1989). O Debate de Heidelberg, OSel 1, (35) 37-54 (Schlupp, 1987). Heidelberger Disputation.
Otra edición en castellano:
Martín Lutero. "Controversia de Heidelberg (1518)" En: Obras. 3a ed. Ed. preparada por Teófanes Egido. Salamanca: Sígueme, 2001 (1977).

* Ni OML ni Egido incluyen las 12 conclusiones filosóficas en la traducción.

Fuente: José David Rodríguez. "La disputación de Heidelberg, 1518. Introducción". OML 1. Buenos Aires: Publicaciones El Escudo, 1967, pp. 27-28.

"Las 95 tesis propuestas por Lutero en octubre de 1517, como base para un debate público sobre las indulgencias, causaron revuelo general en el ámbito católico-romano. El desafío del doctor de Wittenberg suscitó protestas encendidas y acusaciones de herejía. Aunque el debate nunca se concretó, los enemigos de Lutero no cejaron en su empeño de acallar la voz del monje sajón. A tal fin, el papa León X solicitó a Gabriel della Volta, general de los eremitas agustinos, que tomara cartas en el asunto. Este último, a su vez, se dirigió a Johannes von Staupitz, vicario de la congregación alemana de la orden, para que tratara de resolver el problema entre los propios agustinos.
En abril de 1518 se celebraba en Heidelberg la convención trienal del capítulo de la orden y Lutero llegó a la ciudad acompañado de Leonard Beier, otro fraile agustino. Como era costumbre, se llevó a efecto en aquella ocasión una disputación erudita sobre cuestiones teológicas. El Vicario Staupitz encomendó a Lutero la preparación de las tesis correspondientes y la presidencia d ela discusión. Aparentemente estaba en el ánimo del Vicario el propósito de poner en contacto a los hermanos de la orden con la nueva teología evangélica de la Universidad de Wittenberg. Staupitz pidió que no se tocasen cuestiones que suscitaran controversias a fin de evitar en lo posible que se despertara más animosidad contra Lutero.
El profesor de Wittenberg preparó 28 tesis teológicas y 12 filosóficas. Las primeras trataban del pecado original, la gracia, el libre albedrío y la fe. Éstas iban dirigidas principalmente contra los occamistas que estaban representados en el auditorio.
En las 12 tesis filosóficas Lutero concentró su ataque en la metafísica de Aristóteles. Aparentemente, ya por esta época el fraile agustino había sentido la necesidad de liberarse completamente de la metafísica aristotélica a fin de formular más adecuadamente sus nuevas convicciones evangélicas.
Estuvieron presentes en la disputación frailes y profesores, gente de la corte y personas de la ciudad. Los profesores de Heidelberg, que participaron en el debate, se mostraron amables y respetuosos con Lutero a pesar de no estar de acuerdo con sus enseñanzas. Algunos de los jóvenes allí presentes se sintieron inspirados por el profesor sajón. Entre éstos estaba Martín Bucero, dirigente religioso de Estrasburgo, quien no ocultó su admiración por Lutero. Le impresionaron vivamente la firmeza del agustino en la defensa de las posiciones que sostenía, la paciencia para escuchar y la agudeza y brevedad de sus respuestas, tomadas de la Sagrada Escritura. Bucero afirmó que Lutero estaba de acuerdo con Erasmo en sus enseñanzas, pero advierte una diferencia entre ambos: lo que el último sólo insinúa, el primero lo proclama libre y abiertamente.
Según las mejores fuentes, contrariamente a los deseos de los enemigos de Lutero, la reunión de los agustinos de Heidelberg se efectuó sin que se hiciera mención pública de ninguna medida disciplinaria contra el fraile. La ocasión se prestó, más bien, para que el doctor de Wittenberg presentara en forma más osada sus ideas sobre justificación y gracia que había expresado en ocasiones anteriores.
A continuación encontrará el lector las tesis de Lutero que sirvieron de base a la disputación de Heidelberg. La traducción fue hecha del texto latino que se encuentra en el vol. 1, pp. 353-374, de la edición de Weimar (WA)."


JOSÉ DAVID RODRÍGUEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario