16 may. 2011

23 guardias civiles en peregrinación pagada por el contribuyente

Muchas veces cuando discuto con amigos sobre la penosa realidad del país que nos ha tocado en suerte, siempre hay alguien que contesta algo así como: "Bueno, bueno, Gabi, en todas partes cuecen habas", queriendo decir que el nuestro no es un país tan malo como yo lo pinto. Esto viene a cuento de una noticia que he leído hoy en el diario "20 minutos" y que dice así: "La Guardia Civil paga a 23 agentes una peregrinación religiosa a Lourdes" (este es el encabezamiento). En el cuerpo de la noticia se lee: "La Dirección de la Guardia Civil ha autorizado la presencia de 23 agentes en una peregrinación religiosa que tendrá lugar entre el 19 y el 23 de mayo en el santuario de Lourdes (Francia), etc.
¡Ostras, ostras, ostras! He tenido que leer dos veces la noticia para creérmela. O sea, que la dirección de la Benemérita dedica el dinero de todos nosotros a pagarles vacaciones religiosas (dietas incluidas) a sus agentes. Pero, ¿cómo puede ser posible esto? ¿Qué país del mundo occidental, normal y civilizado, paga a sus agentes de policía las peregrinaciones religiosas? Eso me lo esperaría de países como Pakistán, Marruecos o Indonesia, los cuales seguramente subvencionan las peregrinaciones a La Meca de los miembros de las corporaciones estatales (léase: miembros tribales afectos al régimen). Pero de mi país, de la octava (o era la décima, o la vigésima) potencia mundial... ¿Es esta la forma que tiene el gobierno zapateril de alcanzar a Francia? 
¡Vaya lo que nos deparan los gobiernos socialistas! Pues suerte que España es un país aconfesional (la Constitución dixit), que si llega a ser del todo confesional no sé lo que pasaría. ¿A lo mejor el Estado tendría que pagar los festejos de la primera comunión de los vástagos de la GC? ¿O quizás los miembros del cuerpo tendrían que rezar un rosario a la Pilarica antes de irse a dormir? En fin, después nos quejamos, que si esto, que si aquello. Pero yo sigo pensando que tenemos lo que nos merecemos.
Martín Lutero se oponía a las peregrinaciones (walfarten) por ser un exponente más de la religiosidad exterior que anula la auténtica fe en espíritu y verdad. Sobre ellas escribe en
A la nobleza cristiana de la nación alemana
acerca del mejoramiento del estado cristiano (1520)
Und ob schon diesse sach nit were, szo ist doch noch da ein furtrefflicher, nemlich die, das die einfeltigen menschen dadurch vorfuret werden in einem falschen wahn und unvorstand gotlicher gebot. Dan sie meynen, das solch wallenn sey ein kostlich gut werck, das doch nit war ist. Es ist ein gering gut werck, zu mehr mallen ein bosz, vorfurisch werck, den got hat es nit gepotten. Er hat aber gepotten, das ein man seynis weybes und kinder wartte, und was dem ehlichen standt zugepurt, dabey seinem nehsten dienen unnd helffenn. Nu geschicht es, das einer gen Rom wallet, vortzeret funfftzig, hundert, mehr odder weniger, guldenn, das yhm niemant befolhen hat, unnd lessit sein weyb unnd kind odder yhe seinen nehsten daheymen nodt leyden, und meynet doch der toricht mensch, er wol solche ungehorsam und vorachtung gotlicher gebot mit seinem eygenwilligen wallen schmucken, szo es doch ein lautter furwitz odder teuffels vorfurung ist. Da haben nu zugeholffen die Bepste mit yhren falschen, ertichten, nerrischen gulden jaren, damit das volck erregt, von gotis gebotten gerissen und zu yhren eygen vorfurischenn furnehmen getzogen, und eben dasselb angericht, das sie solten vorpotten haben. Aber es hat gelt tragen und falschen gewalt gesterckt, drumb hats must fortgahen, es sey widder got odder der seelen heyl.
Aunque esa causa no existiera, habría otra más importante aún. Se seduce a las personas simples a una falsa ilusión y a una equivocada interpretación de los mandamientos divinos. Se cree que semejante peregrinación es una excelente obra buena, lo cual no es cierto. Es una obra buena insignificante y en la mayoría de los casos solamente capciosa, puesto que Dios no la ha ordenado. Pero sí ha ordenado que un hombre atienda a su mujer y a sus hijos y a lo que corresponda al estado matrimonial. Además, debe servir a su prójimo y ayudarlo. Ahora sucede que uno peregrina a Roma gastando cincuenta o cien ducados aproximadamente, lo cual nadie se lo ha ordenado, y deja pasar penurias a su mujer y a sus hijos y a su prójimo en la patria. No obstante, el insensato cree que puede hacer compatibles semejante desobediencia y el menosprecio de los mandamientos de Dios con su caprichosa peregrinación, aunque en verdad se trata de mera curiosidad y de seducción por parte del diablo. Esto lo fomentan los papas con sus falsos, engañosos e insensatos años de jubileo, con lo cual excitaron al pueblo, apartándolo de los mandamientos de Dios y atrayéndolo a sus propios propósitos insidiosos. Con ello pusieron en práctica lo que hubieran tenido que prohibir. Este uso, empero, produjo dinero y fortaleció la falsa potestad. Por ello se admitió, aunque estuviese en contra de Dios y la salud de las almas.
Solch falsch, vorfurischen glauben der einfeltigen Christen, ausztzurotten, und widderumb einen rechtenn vorstand gutter werck aufftzurichtenn, solten alle wallefart nydergelegt werden, den es ist kein guttis nit drynnenn, kein gepot, kein gehorsam, szondern untzehlich ursach der sunden unnd gottis gebot zuvorachtung. Daher kummen szo viel betler, die durch solch wallen untzehlich buberey treyben, die betteln on not leren und gewonenn.
Para exterminar semejante creencia falsa y engañosa de los cristianos sencillos y reconstruir el verdadero sentido de las buenas obras, se deberían suprimir todas las peregrinaciones, puesto que no hay nada de bueno en ellas, ningún mandamiento, ninguna obediencia, sino innumerables motivos de pecado y de desprecio de los mandamientos divinos. De ahí provienen tantos pordioseros que, sirviéndose de semejante peregrinaje, cometen incontables villanías y aprenden a mendigar sin necesidad acostumbrándose a ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario